jump to navigation

fui un furibundo anti-opus (y por ende, anti-iglesia) abril 22, 2010

Posted by anibal123 in 1.
Tags: , , ,
trackback

Me alegra saber que hay un foro abierto donde se puede hablar del Opus Dei con mucha paz. Soy aspirante a la Sociedad Sacerdotal desde hace tres años, pues soy seminarista del Seminario Conciliar de Madrid. Cuando pensé en posibilidad de entrar en el Seminario, no se me pasaba por la cabeza trabar contacto con la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz.

Nací en el seno de una familia cristiana allá por el año de gracia de 1983. Aunque no éramos de misa diaria, sino dominical, los preceptos de la Iglesia han sido muy cuidados. No tuvimos contacto con ninguna persona del Opus Dei hasta que mi hermano, y después un servidor, entramos en el Colegio Tajamar, lindando con Moratalaz. Fueron cuatro años de intensa formación doctrinal, humana y espiritual.

Pero como sucede con algunos jóvenes, uno desea experimentar nuevos caminos, y empieza a leer cosas que no debe, se rebela y termina por abandonar un camino que era seguro. Así que, cuando terminé COU, dejé toda relación con la Obra. Entré en la Universidad, donde dejé de lado mi fe y fui un furibundo anti-opus (y por ende, anti-iglesia)

En el año 2005, nuestro amado Santo Padre Juan Pablo II dejó este mundo para ir a la Casa del Padre. Recuerdo que esa noche lloré como San Pedro: amargamente. Fue el inicio de mi conversión, y empecé a planterme (o más bien lo hizo el Señor) la vocación. Un día del mes de octubre de ese año, mis pasos me llevaron a Nuestra Señora de los Ángeles, en Cuatro Caminos: era la primera vez que pasaba a esa iglesia y ante la Virgen, recé después de mucho tiempo.

Luego, con el tiempo, supe que era la Iglesia en la que tocaron las campanas el 2 de octubre de 1928. Yo no sabía eso

Cuando acepté ese camino que el Señor me planteaba, yo no sabía a dónde ir. Fue un capellán de un Hospital militar el que me llevó al centro en el cuál estoy hoy. Fue un jueves, pasó una semana, y el sábado de la siguiente semana cai en la cuenta que era un centro de la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz. Hacía cinco años que no tenía contacto con nadie de la Obra, y en ese momento di gracias a Dios por haber vuelto a casa.

En el curso de introductorio que se hace antes de entrar al Seminario, en la semana de ejercicios, decidí ser aspirante de la Sociedad Sacerdotal, en la cual recibo un apoyo solídisimo. Es mi casa, el lugar en el que (perdonadme la expresión) he “mamado” mi fe.

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: